Lo primero que debes saber es que no existe una fórmula que haya funcionado para todas las personas que han intentado emprender un negocio propio.

 

Si alguien te preguntara, ¿cuál es el trabajo de tus sueños? Lo más probable es que respondas: ser mi propio jefe . De acuerdo con The Fast Company, no importa en qué área nos desempeñemos, el mayor atractivo del trabajo ideal de la mayoría de las personas es no responder ante ningún tipo de autoridad. Esta es una breve guía sobre cómo convertirte en un propio jefe.

Lo primero que debes saber es que no existe una fórmula que haya funcionado para todas las personas que han intentado emprender un negocio propio. Cada uno de nosotros debe saber cómo traducir ese trabajo ideal en una realidad que sea viable y que además nos satisfaga.

Antes de comenzar con esta lista de recomendaciones, The Fast Company recomienda no desilusionarse si tu nuevo trabajo independiente no es lo que esperabas. Tendemos a construir castillos con nuestro trabajo ideal, por lo que una pequeña desilusión es casi siempre inevitable . Éstas son cuatro recomendaciones para que te conviertas en tu propio jefe:

 

1. Espera que tus expectativas cambien

Debes aprender que lo más probable es que el resultado de tu trabajo como emprendedor independiente no sea lo que esperabas. De acuerdo con The Fast Company, la lección más difícil que tienen que aprender los trabajadores independientes es que trabajar por cuenta propia implica un gran esfuerzo y la mayoría de las veces, el producto de este esfuerzo no es lo que uno espera.

Por ejemplo, las habilidades que te convierten en un experto en tu área no son las mismas que las que requiere el dueño de un negocio. Después de tomar decisión tras decisión por tu cuenta, sin mucha experiencia o la suficiente información, te darás cuenta de que establecer prioridades es una de las capacidades más importantes para un trabajador independiente. Aprender las habilidades necesarias para administrar un negocio, así como darte cuenta de que no tendrás un solo jefe, sino muchos, tus clientes, son decisiones prioritarias a la hora de aventurarte como emprendedor.

2. Ahorra, ahorra, ahorra

Antes de lanzarte como trabajador independiente, cubre todas tus deudas. Contar con liquidez suficiente te permitirá esquivar la frustración que provocan los primeros clientes y proyectos. Puede que éstos no resulten como esperabas y debes tener un respaldo financiero que te facilite continuar con el trabajo que tanto has deseado. Ahorrar es una de las mejores estrategias para afrontar las fluctuaciones económicas que se presentarán durante las primeras etapas de tu negocio.

3. Confía en tus fortalezas y recursos

Como trabajador independiente, debes entender que todo lo que suceda en tu negocio recaerá sobre tus hombros. Desde los insumos con los que elaboras tu producto o proveés un servicio, los clientes a los que atiendes, y hasta tus ingresos, todo forma parte de tu responsabilidad como emprendedor. Es sencillo confiar en que tu familia y amigos serán tus primeros clientes, pero cuando tu pila de camaradas se acabe, lo más probable es que no sepas a quién acudir , explica The Fast Company.

Aunque hay muchos métodos generales para conseguir el éxito empresarial, una estrategia específica para tu negocio puede ser muy difícil de concretar, ya que éstas varían de persona a persona. Lo mejor que puedes hacer es confiar en aquello que sabes y aplicarlo en una estrategia de promoción que sea útil para ti. Conoce tus fortalezas y úsalas, después podrás delegar aquellas actividades que no disfrutas en otras personas. Aunque todo lo que sucede en tu negocio depende de ti, la mayoría de las veces no podrás realizar con tus propias manos todas las tareas que implica.

4. Conócete a ti mismo

Una de las sorpresas que se llevan los trabajadores independientes es encontrarse a sí mismos sentados en casa, sin saber qué hacer , indica The Fast Company. Emprender un negocio es como crear un nuevo mundo, todas las nuevas reglas que debes establecer para que tu trabajo funcione pueden confundir a cualquiera. Es en este punto cuando te darás cuenta de cuánto dependías de otras personas y cuán poco poder de decisión tenías, por ejemplo, lo más probable es que tus hábitos de trabajo no sean los más adecuados para esta aventura. Para saber cómo comenzar, primero debes saber qué es lo que quieres.

The Fast Company recomienda que te hagas las siguientes preguntas para que sepas con exactitud quién es ese nuevo tú que ahora es su propio jefe:

1. ¿Trabajas mejor durante pequeños momentos a lo largo de todo el día o prefieres trabajar durante largos periodos en un momento específico de la jornada?

2. ¿Trabajas mejor en completo silencio o te gusta el ambiente de una cafetería para trabajar?

3. ¿Debes acudir a una oficina para trabajar o eres lo suficientemente disciplinado para cumplir tus funciones desde casa?

4. ¿Qué agota tu energía?

Una vez que entiendas tus principales fortalezas y cómo sacar lo mejor de ti mismo, tu nueva empresa se parecerá cada vez más a lo que tenías en mente.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTACTA CON NOSOTROS

No estamos conectados ahora mismo. Pero puedes enviarnos un email y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible. Gracias.

Enviando

©2017 Club Now!

Diseñado por: WebKonsultor

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account